volver a la página de inicio

Las oraciones impersonales

Falsas impersonales (impersonales semánticas)
Verdaderas impersonales (impersonales sintácticas) - De verbo meteorológico - Verbo hacer + frío, calor, tiempo... - Verbo haber impersonal - Impersonales con SE o Impersonales Reflejas


En sentido (demasiado) amplio, llamamos oración impersonal a toda oración carente de sujeto. En sentido estricto, sólo son verdaderamente impersonales (o mejor aún, sintácticamente impersonales) aquellas oraciones que además de carecer de sujeto, no lo pueden tener en ningún caso. En consecuencia, hay que distinguir dos tipos básicos:


Falsas impersonales (impersonales semánticas)

No tienen sujeto pero lo pueden tener (=está omitido). Tienen un sujeto genérico (cualquiera), desconocido o que no interesa mencionar. Por ello es posible añadirlo en cuanto las condiciones sean distintas (que se trate de alguien concreto, conocido o a quien interesa mencionar):

Dicen que es mentira; Admiten a cualquiera; Hablan de ir a Barcelona; Llaman a la puerta; Me han dicho que vuelva mañana.

Como se ve, en todos estos casos es posible añadir un sujeto (p. ej. Elena y Pedro).


Verdaderas impersonales (impersonales sintácticas)

Ni tienen sujeto ni lo pueden tener. Las causas de la impersonalidad son sintácticas (verbos que no subcategorizan –no exigen– sujeto o estructuras sintácticas en las que la posición de sujeto está bloqueada por un clítico).

Tipos:


  1. De verbo meteorológico:
    Se trata de verbos como Llover, tronar, granizar; amanecer..., también llamados unipersonales o terciopersonales. La presencia del sujeto convierte a estas oraciones en agramaticales salvo en usos metafóricos:
    Uso normal Agramatical Aceptable en uso metafórico
    Llueve mucho *Pedro llueve Llueven chuzos de puntaSujeto
    Truena a lo lejos *Yo trueno ?Enrique tronó insultos irrepetibles
    Amaneció lloviendo *Elena amanece mucho Amanecimos en París

    En lenguas que no admiten la ausencia de un sujeto léxico, aparece un pronombre personal vacío de significado (expletivo): it rains, il pleut.


  2. Verbo hacer + frío, calor, tiempo...

    El verbo hacer puede combinarse con SSNN con significado de tiempo atmosférico o cronológico (hace calor; hace diez años). Estos SSNN desempeñan la función de CD, no de sujeto, quedando necesariamente vacía la posición de éste:

    Hace bastante frío; hacía mucho calor; hace varios años que no la veo.
    (bastante frío, mucho calor, varios años... son CD: lo hace, los hace)

    En las lenguas mencionadas, aparece también un sujeto expletivo: il fait chaud/ it is hot


  3. Verbo haber impersonal:

    El verbo haber, que conservaba en español medieval los valores latinos de tener y existir, se utiliza hoy en día en el habla cotidiana como auxiliar (hemos llegado) o en un sentido locativo/existencial que podríamos parafrasear como allí existe(n) / está(n). Este verbo quedó limitado a sus formas de tercera persona de singular y convertido en impersonal. Por eso es imposible decir *han-y / *hayn / *han dos libros en la mesa.

    Para entender, pues, por qué no es correcto decir *habían varios problemas / *hubieron muchos clientes basta con entender que el verbo haber sólo tiene formas de tercera persona de singular y que lo que viene detrás no es el sujeto, sino el CD:

    Hay dos coches en la acera; había muchos policías en la puerta.
    (dos coches, muchos policías son CD: los hay, los había)


  4. Impersonales con SE o Impersonales Reflejas:
  • Cualquier verbo puede (al menos teóricamente) aparecer en una estructura (oración) impersonal cuando la posición de sujeto está ocupada por el pronombre personal clítico se:

    Se está bien aquí; En Alemania se come demasiada carne; Ahora se tarda muy poco de aquí al centro.

    Como se discute en el capítulo de los tipos de se, cuando la oración cuenta con un verbo transitivo, es prácticamente imposible discernir si se trata verdaderamente de una impersonal o de una pasiva refleja:

    Aquí se come mucho queso tierno / Aquí se comen muchos quesos diferentes

    En el primer caso, mucho queso tierno podría interpretarse como CD (lo cual resulta muy dudoso: ?Aquí se lo come) o como sujeto. La prueba de que más bien sea un sujeto la da el hecho de que, si ponemos el verbo en plural, mucho queso tierno pasa necesariamente a ser muchos quesos tiernos.